El grado de evolución de la persona

Las personas tenemos diferentes grados de evolución, esto se debe a nuestro esfuerzo personal por desarrollarnos, a la cantidad de vidas vividas que acumulamos y al conocimiento adquirido durante ellas. Toda esta información está reunida en una parte de nuestra aura o energía electromagnética a la que tenemos acceso cuando hemos conseguido equilibrar nuestros chacras y ascender hasta los últimos chacras, el de la mente y el de la corona. Esto requiere esfuerzo y dedicación por parte de la persona para su propio desarrollo, no solo se debe a los años cumplidos sino al conocimiento adquirido durante ellos.

Cuánto menos energía propia utiliza una persona más ignorante es, menos valores morales tiene y menos conocimiento sobre el amor ha adquirido. La energía de nuestra propia dotación o fuente, es la que más nos ayuda a evolucionar, pues es la mejor para nosotros y está preparada para que podamos asimilar mejor los conocimientos que nos resultan necesarios para poder aprender, superarnos y desenvolvernos mejor a todos los niveles en la vida.
El aprendizaje conlleva el ver las limitaciones propias para poder superarlas, algunas personas no quieren reconocer sus propios defectos y para no hacerlo se dedican a estar pendientes de las vidas de otros, los defectos de los demás y les roban energía cuando pueden, porque así no tienen que ser conscientes de sus propias limitaciones, pero esa actitud resulta muy perjudicial no solo para ellos mismos, sino para las personas que se ven perjudicadas por ellos, creando relaciones de karma que a veces se mantienen durante varias vidas haciéndose la situación cada vez más penosa para ambos y limitando su evolución.

Para evitar este tipo de comportamientos lo mejor es que cada persona afronte sus propias limitaciones y supere sus deficiencias y errores, viendo la vida como lo que es, un aprendizaje para ayudarnos a superar nuestras limitaciones y a nosotros mismos.

Los problemas que se nos presentan son simples obstáculos a salvar porque ya estamos preparados para afrontarlos y superarlos. Caso de que no ocurra así, nos habrán proporcionado la experiencia suficiente para poder hacerlo en la próxima ocasión. La vida es un aprendizaje continuo y hay que verlo así, un avance progresivo para el desarrollo de la propia luz, para convertirnos en seres cada vez más y más luminosos, dando ejemplo con los valores que hemos conseguido desarrollar a las personas que conviven con nosotros y a nuestro alrededor.

Todos estamos conectados y nos ayudamos unos a otros. Nosotros elegimos como aprendemos, si por comprensión o por sufrimiento. Si decidimos hacerlo mediante la comprensión nos resultará más fácil y rápido, pero eso conlleva el que tengamos una mente abierta, seamos flexibles y estemos abiertos a cambiar nuestros parámetros.

Si decidimos aprender mediante el sufrimiento, nuestra existencia será más dura viéndola como una lucha continua, un lugar inseguro, donde el otro es el enemigo, atraeremos sufrimiento y dolor. Algunas personas para no verse obligadas a tener que cambiar reprimen ese dolor, volviéndose en su contra, siendo más despiadados con ellos mismos y con los demás y por tanto más infelices, hasta llegar al extremo en algunas ocasiones de no darle importancia ni siquiera a la propia vida o a la de los demás. Es lo que solemos llamar un infierno. Normalmente este tipo de situaciones se van degradando más y más, hasta llegar a un punto en que la situación se vuelve insostenible y se ve obligada a cambiar y buscar nuevos parámetros para su vida, comenzando un proceso que le llevará por el camino de su propia evolución superando sus limitaciones.

La vida es un cambio continuo y una adaptación permanente. Cuanto más global sea nuestra visión de las cosas más desarrollada tendremos nuestra conciencia y más humanos, generosos, bondadosos, amables, firmes, convincentes, seguros, sencillos, dignos y equilibrados seremos. Y como resultado de todo esto nuestra vida será más amable y fácil.

Cuanto más egoístas, irascibles, irrespetuosos, inseguros, indignos, desequilibrados, etc. seamos, más se deteriorará nuestra energía y más dura será nuestra vida proporcionándonos pocos momentos de felicidad o ninguno, echaremos la culpa de todo lo que nos pasa a los demás para no reconocer nuestros propios errores, pero en nuestras manos está el cambiarlo y solo depende de que nosotros tomemos la decisión de hacerlo.

Solo hay un camino para la luz y es el camino del conocimiento y el amor, no lo olvidemos nunca, ya que de ello depende nuestra evolución y nuestra propia felicidad.

En el Centro de Psicología Huércal de Almería estamos preparados para ayudarte en tu proceso de evolución y de mejora personal mediante cursos y talleres, consultas de psicología para tu evolución personal y emocional, terapias alternativas para equilibrar y mejorar tu energía física, con información para que evoluciones favorablemente, con meditaciones gratis todos los viernes, etc.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *