Insomnio infantil

El insomnio infantil es el trastorno del sueño que ocurre con más frecuencia. Suele estar provocado por un desorden de la asociación al comienzo del sueño, por malos hábitos de sueño, alteraciones de la rutina, falta de establecer una hora fija para que el niño se acueste y mantenerla para que pueda adquirir el hábito del sueño. Los padres con un niño que padece insomnio infantil comentan que nunca ha dormido bien o que tras periodos de normalidad, un estímulo externo como permanencia en casa de familiares, enfermedad, etc., aparece la problemática. El insomnio en niños normalmente se produce por una deficiente adquisición del hábito del sueño, los niños que lo padecen son normales física y psíquicamente, no suele ser debido a que esté mimado, ni a que tenga un déficit psicológico, sino a una mala costumbre. Los problemas para dormir y el insomnio infantil se caracterizan por: -Retrasar todo lo posible la hora de ir a dormir. -Dificultad para dormirse solo. -Sueños muy superficiales. -Dormir menos de lo necesario para su edad. -Despertarse varias veces en la noche. Lo importante para prevenir este trastorno es que el niño pueda crear y desarrollar un patrón de sueño y para esto es muy importante la actitud de los padres que deben de hacer saber al niño que hay una hora de acostarse e insistir en que se cumpla, creando una rutina para que el niño sepa que ha llegado la hora de acostarse y realizar siempre las mismas cosas antes de que se acueste. El insomnio infantil se puede convertir en un serio problema para los padres pues la necesidad...

Bajo rendimiento escolar

El bajo rendimiento escolar o sacar malas notas es la dificultad de aprendizaje que presenta el niño o adolescente en las diferentes áreas de estudio, primaria o secundaria. El fracaso escolar es un tema de preocupación para los padres en relación al desarrollo de sus hijos por la trascendencia en su futuro profesional y económico. Muchas veces los problemas de aprendizaje suelen incluir déficits cognitivos, ir acompañados de trastornos conductuales como el T.D.A.H. (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), retraso mental o trastornos severos del desarrollo. Descartados estos, hay que buscar las causas del mal rendimiento escolar que pueden ser múltiples. El niño que tiene un bajo rendimiento escolar y que no avanza en el colegio como cabría esperar suele tener problemas con el aprendizaje. Estos problemas pueden ser por déficits cognitivos, factores internos de tipo genético, escasas habilidades sociales, problemas de salud, la falta de motivación del niño de acudir a clase o por el aprendizaje, problemas familiares, condiciones económicas, etc. Hay que diferenciar si los retrasos en el aprendizaje son acumulativos y provienen desde la primera etapa creyendo que mejorarían o si los problemas aparecen en un momento dado, que pueden ser debidos a problemas emocionales (separación de los padres, pérdidas, cambios de residencia y escuela, etc). Los trastornos específicos del aprendizaje son un conjunto de síntomas que se dan en niños con un coeficiente intelectual normal que pueden provocar un bajo rendimiento escolar como por ejemplo la dislexia (lectura), disortografía, disgrafía (escritura) discalcúlia (cálculo), atención lábil. Esto se dificulta con el sistema de enseñanza implantado puesto que es el niño el que debe adaptarse al...